Prohibida entrada de Alcalde Hialeah a reunión con Disantis

0

El alcalde de Hialeah, la segunda mayor ciudad de Miami-Dade, dijo el martes que le negaron la entrada a una mesa redonda que el gobernador Ron DeSantis celebraba con varios alcaldes del condado para discutir la pandemia del coronavirus echar.

DeSantis anunció el martes planes para una mesa redonda a la 1 de la tarde en el Stephen P. Clark Government Center en el downtown de Miami, y miembros de su personal contactaron a varios alcaldes municipales de Miami-Dade para invitarlos. El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, dijo que no recibió la invitación, pero el alcalde de Miami, Francis Suárez, le informó sobre la reunión.

TOP ARTICLES
ICE cancela orden que amenazaba a los estudiantes
extranjeros con la deportación

00:06 / 00:15

SKIP AD

“Creo que es ridículo que el gobernador no invite al alcalde de la sexta mayor ciudad del estado y la segunda de Miami-Dade”, dijo Hernández. “Es una falta de respeto con los ciudadanos de Hialeah”.

Hernández ha criticado la respuesta de DeSantis a la pandemia. El mes pasado, después que el gobernador mencionó a Hialeah como ciudad con un alto número de casos positivos del virus, Hernández le respondió que la ciudad “no había recibido ninguna ayuda” del gobernador.

Noticias de última hora y más
Inscríbase para recibir una de nuestras circulares noticiosas y sea el primero en saberlo cuando ocurra algo importante.

INSCRÍBASE

“No sé si tiene un problema personal conmigo”, dijo Hernández el martes. “Es muestra que es un niño malcriado”.

En la mesa redonda participaron DeSantis; el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, y los alcaldes de otras seis ciudades: Miami, Miami Gardens y Miami Beach —la primera, tercera y cuarta ciudades más pobladas del condado—, así como Doral, Pinecrest y Bal Harbour.

Después que concluyó la mesa redonda, DeSantis, en respuesta a la pregunta de un reportero, dijo que no sabía por qué no habían invitado al alcalde de Hialeah.

“Yo no invité personalmente a estas personas”, dijo DeSantis, quien agregó que “no tendría problema alguno en reunirse” con Hernández.

“Hialeah es una gran ciudad”, dijo. “Sé que la han pasado mal con este brote desde hace tiempo”.

En un comunicado de prensa, Hernández criticó no solo a DeSantis sino a Giménez, el alcalde condal. La mesa redonda se realizó en el centro de gobierno de Miami-Dade.

“Lo que ocurrió hoy no tiene justificación, mucho menos de parte del alcalde condal Carlos Giménez, que permitió que eso sucediera”, dijo Hernández. “El complejo de inferioridad de estos dos funcionarios electos sobrepasa cualquier intención que hayan tenido de salvar su comunidad”.

Patry Abril, portavoz de Giménez, dijo al Herald que el personal del gobernador fue quien escogió a los invitados.

“Es una pregunta para el personal de DeSantis, pero creo que la intención era tener una representación de las municipalidades, tanto grandes como pequeñas”, dijo Abril en un email. “Al alcalde Giménez le pidieron ayer tarde que ofreciera espacio para la reunión”.

Helen Aguirre, portavoz de DeSantis, no respondió a una solicitud de declaraciones.

Hernández, al igual que DeSantis y Giménez, está inscrito como republicano, aunque su cargo de alcalde no es partidista.

El martes por la tarde, Paúl Hernández, presidente del Concejo de Hialeah, dijo que “no permitir que Hialeah participara en esta conversación tan importante es un error grave.

“Por estas razones, como presidente del Concejo, me gustaría invitar al gobernador Ron DeSantis a reunirse con todo el Concejo de Hialeah para tener un conversación honesta sobre los efectos del COVID-19 y opciones futuras de mitigación en la ciudad”, dijo.

Hialeah, una ciudad de clase trabajadora, está entre las más afectadas en el estado por la pandemia, con 9,800 casos reportados hasta el martes, según el informe diario estatal.

Hialeah es la mayor comunidad hispana de la Florida, y la cantidad de habitantes nacidos en el extranjero es la mayor de cualquier ciudad de Estados Unidos. El 82% de su población es de origen cubano.

El alcalde de Bal Harbour, una pequeña localidad junto al mar de 2,500 habitantes, dijo que fue invitado a la mesa redonda del martes. Según el informe estatal del martes, Bal Harbour tenía 28 casos confirmados de COVID-19.

Traducción de Oscar Díaz.

Share.

Leave A Reply