Pagos en dólares con Zelle, la modalidad en boga en Venezuela

0

Clientes venezolanos dicen que realizar sus pagos por Zelle en dólares es “fácil y rápido” en un contexto de crisis económica y de fallas corrientes de servicios.

MARACAIBO, VENEZUELA – El comerciante venezolano César Bracho tiene siempre a mano su celular en Venezuela cuando le toca hacer sus compras: ingresa a su cuenta bancaria de Estados Unidos, agrega el contacto del dueño del negocio y paga. Así de fácil e inmediato.

Repuestos de carro, alimentos, piezas de plantas eléctricas, cenas en restaurantes de sushi, paquetes turísticos, licores o herramientas de ferretería. Usted nómbrelo.

Una amplia gama de productos y servicios puede pagarse en Venezuela con dólares y las transacciones, con la aplicación Zelle, están en boga desde el año pasado.

“Lo uso casi a diario”, dice Bracho, de 24 años, también estudiante de Derecho. “Pago con Zelle mayormente en comercios de comida, pero puede ser cualquier tipo de producto”, complementa.

Zelle es una red de pagos digitales con sede en Estados Unidos, de la empresa Early Warning Services. Fundada en 2017, ofrece servicios a bancos como BB&T, Capital One, Bank of America, JPMorgan Chase, PNC Bank, US Bank, Citibank y Wells Fargo.

“Es una manera rápida, segura y fácil de enviar dinero en minutos a amigos, familiares y otros en los que confíes”, promueve la compañía en su portal oficial en Internet.

Zelle diligenció 719 millones de transacciones de dinero en 2019 y el volumen de su red alcanzó los 187.000 millones de dólares, según reporta la empresa en su página. Hay 766 instituciones afiliadas al servicio, precisa también la compañía.

Es común ver carteles en locales, como fruterías, que notifican a los clientes la aceptación de pagos por Zelle. Negocios de venta de línea blanca, con tiendas físicas en ciudades venezolanas, postean avisos en sus redes sociales con la misma promoción.

Bracho y su novia reciben pagos en divisas extranjeras y celebran que comercios en Venezuela les permitan adquirir sus bienes con un par de clicks, en vez de tener que pasar por el a veces complejo proceso de intercambiar sus divisas a bolívares en cuentas nacionales.

Recuerda que la primera vez que pagó con Zelle en un negocio en Maracaibo fue a finales de 2018. “Me parece más fácil y rápido. A veces, hay mucha cola en ciertos locales y por pagar con Zelle se agiliza mucho ese proceso”, menciona.

Apertura comercial
Transar con dólares estuvo prohibido por ley en Venezuela entre diciembre de 2007 y agosto de 2018. La suspensión de la norma ocurrió en medio de una crisis marcada por la hiperinflación y la devaluación progresiva del bolívar, que persiste a inicios de 2020.

Empresarios aprovecharon el permiso tácito de transar en dólares para diversificar su forma de pago y reflotar sus finanzas. La firma consultora Ecoanalítica calcula que el 86% de las transacciones de noviembre en Maracaibo se realizaron con dólares.

El presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, Ezio Angellini, estima que ese promedio es aún mayor estos días.

Angellini da fe de la asiduidad con que sus afiliados reciben pagos con Zelle por sus productos. “Es excesivamente frecuente”, comenta.

Valora esa modalidad como una manera creativa de sobrevivir a la crisis. “Es una forma de mantener los negocios a flote. Es una realidad. Hay que aceptarlo”, indica.

“Es una forma de mantener los negocios a flote”, dice Ezio Angellini, presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, Venezuela, sobre los cobros mediante Zelle.
“Es una forma de mantener los negocios a flote”, dice Ezio Angellini, presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, Venezuela, sobre los cobros mediante Zelle.
Angellini advierte, eso sí, de que la recepción de pagos por Zelle ha sido “un arma de doble filo” para algunos comerciantes y dice haber conocido múltiples casos de empresarios cuyas cuentas fueron cerradas en Estados Unidos por recibir pagos por esa vía.

Ante la pregunta de si se trata de decenas de casos, el presidente de la cámara comercial dice: “Son muchísimos más. Cada quien asumirá sus riesgos y asumirá sus responsabilidades. Es una forma que tienen de pagar su nómina o sus impuestos”.

Luis Gutiérrez, dueño de una cadena de mini mercados, abrazó la modalidad de pago por Zelle en 2019 para toda compra superior a 10 dólares.

Otros negocios no ponen límites, aunque hay empresarios que dictaminan que la factura debe ser superior a 100 dólares para poder recibir retribuciones por esa vía.

Algunos comentan extraoficialmente que temen el bloqueo de sus cuentas en Estados Unidos por el número elevado de transacciones o por recibir, sin saberlo, fondos de clientes sospechosos de tener vínculos con el gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

Gutiérrez no teme a tales posibilidades. “Funciona enormemente. El único problema que tiene es la verificación del pago, donde hay una pérdida de tiempo”, menciona.

Los creadores de Zelle manifiestan que es posible transferir fondos entre cuentas estadounidenses con su red a un universo de 100 millones de usuarios. El único requisito es asociar su cuenta a un correo electrónico o un número telefónico.

La confirmación de la transferencia llega a números de teléfonos celulares asociados a las cuentas del receptor y el emisor o, en el caso venezolano, a correos electrónicos.

Gutiérrez asoció una dirección electrónica a su empresa para que empleados autorizados chequeen rutinariamente las transacciones por Zelle. La verificación dura minutos, dice.

Hay bancos, como Wells Fargo, que permiten afiliar nuevos contactos a Zelle solo mediante códigos o notificaciones enviados por mensajes de texto. Otras entidades, como Bank of America, limitan a 60 las transferencias mensuales por Zelle.

“Aquí la mayoría de clientes tiene cuentas en Bank of America”, precisa el empresario.

Hasta un jugo de un dólar
La compañía estadounidense publicita que la red de pagos Zelle sirve para dividir gastos de una pizza entre amigos o enviar dinero de regalo a una sobrina. En Venezuela, donde existe un control oficial de cambio desde hace 17 años, Zelle es cada vez más frecuente.

María Alexandra Semprún, profesora de Ciencias Políticas, recuerda una anécdota curiosa de hace días. Una estudiante pidió un jugo en el café de la universidad, llamó a su padre, le pidió que transfiriera un dólar con Zelle a una cuenta que le dictó, y listo.

“Ella recibió su frappé de parchita”, comenta la docente, sorprendida.

El promedio de transacciones en dólares en Maracaibo, una de las ciudades más pobladas de Venezuela, es superior al 86%, según su cámara de comercio.
El promedio de transacciones en dólares en Maracaibo, una de las ciudades más pobladas de Venezuela, es superior al 86%, según su cámara de comercio.
Guillermo, un especialista en informática que pidió preservar su apellido por razones de seguridad personal, ha cancelado desde zapatos a hospedajes en la playa con Zelle.

“La frecuencia de su uso en Maracaibo se aceleró en el último año. Pago el dólar a su tasa del día. He pagado el monto exacto con centavos”, detalla. El tipo de cambio oficial la mañana de este viernes es de 74.989,87 bolívares por divisa estadounidense.

Advierte que las transferencias de Zelle no tienen modificación una vez hechas. Si envías dinero a otra persona o un monto equivocado, así se ejecuta. “No hay reclamos”, indica.

Las transacciones en dólares se enfrentan a un nuevo escollo en Venezuela. La Asamblea Nacional Constituyente, leal al madurismo, acordó esta semana una reforma legal para pechar impuestos de entre el 5% y el 25% a pagos en divisas extranjeras.

A Francia Romero, migrante venezolana en Chile, no le preocupa la noticia. Usa el servicio de Zelle desde hace dos semanas para ayudar a su familia, aún en Maracaibo.

Le compró una lavadora a su mamá, por 255 dólares; un teléfono móvil al hermano, por 155 dólares; y una compra “grande” de víveres, todo a 7.000 kilómetros de distancia.

“Enviarle bolívares a mamá es una pérdida, porque es dinero que se devalúa”, dice, punzante, defendiendo su decisión de usar la red de pagos de moda en Venezuela.

Share.

Leave A Reply