Ejército de venezolanos en la frontera

0

Manuel Corao

Es cada vez mas frecuente escuchar en boca de los venezolanos opositores que se debe ingresar al país con una fuerza armada propia que resguarde la urgente Ayuda Humanitaria donada por países amigos y depositada en estratégicos puntos limítrofes.

La falta de acuerdos que se pudo percatar el pasado 23 de febrero entre miembros del Grupo de Lima en cuanto al acompañamiento a resguardo de alimentos, medicinas, y equipos médicos-asistenciales ; pone en el tapete tal iniciativa.

Esta acción disminuiría el número de fallecidos violentamente-23,047- conforme reporta para el 2,018 el Observatorio Venezolano Contra la Violencia. Estiman su baja producto de la iniciativa policial-militar en 6,912 víctimas.

Lo que ahora se escucha con mayor exigencia es consecuencia de un punto planteado por los hombres de armas desde las manifestaciones en abril del 2002, cuando numerosos residentes marcharon

pacíficamente a solicitar la renuncia del mandatario Hugo Chávez amparados en el artículo 350 y 333 de la Constitución vigente desde 1,999; y fueron masacrados.

Oficiales, y sub oficiales profesionales de la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela hoy en el exilio , en previsión del retraso por razones políticas de la fuerza armada multilateral;

trabajan en la conformación independiente de un ejército accedido por venezolanos.

Dicha fuerza entraría con el auxilio vital a ser distribuido , para posteriormente luego de ser apoyados por cohetes tierra-aire , encontrarse con la resistencia interna y asegurar las posiciones objeto

del bombardeo de un número aproximado de quinientas unidades Tomahawk, previa la anulación del espectro comunicacional.

Esta acción inicial de alto riesgo apoyados por la inteligencia estará precedida de un proceso de entrenamiento de cinco mil hombres entre voluntarios o tropa, oficiales y sub oficiales experimentados.

Este conjunto que conformaría una brigada o batallón de infantería está compuesto por pelotones y compañías.

Cabe llamar la atención el número de voluntarios que se han ofrecido para atender esta fuerza de penetración territorial en la cantidad aproximada de cinco mil quienes junto a los mil expertos oficiales, ubicados en territorio colombiano constituyen el monto inicial registrado por ahora.

Al detalle evaluado, el tiempo de entrenamiento es de sesenta a noventa días para la consecuente entrada .

Para el momento de esta publicación consideran contarán con espontáneos para ser componente de la unidad de rescate de la libertad , quienes serán sometidos a intensas investigaciones conforme el perfil presentado.

PBIS o entrenamiento básico ofrece al soldado actitud individual en temas como disparar, camuflaje, observar el medio que lo rodea, saber moverse, trabajar en equipo y comunicaciones.

Miembros superintendentes deben conocer de ingeniería, artillería, blindado, comunicaciones avanzadas y logística.

En cuanto armas y equipamiento, estos conforman la logística que detallamos es alimentación, uniformes, intendencia, comunicaciones, sanidad preventiva y acción, , transportación, partes y repuestos, municiones, explosivos y salarios.

A referirnos a las armas indicamos los fusiles, blindados móviles que avanzan al frente, artillería, la caballería aérea representada en helicópteros de transporte y combate.

Todos estos dispositivos son utilizados en simulacros estratégicos donde el estado mayor los ubican en el teatro de operaciones planificado previamente.

Profesionales castrenses activos que se han trasladado en número de más de mil efectivos a territorio colombiano y reconocido al diputado Juan Guaidó como presidente encargado del ejecutivo se quejan del trato recibido por la autoridad del comisionado de las Naciones Unidas para los desplazados; mientras las autoridades colombianas y la embajada de Venezuela en Colombia realizan gestiones para proteger el contingente.

Muchos se preguntarán de donde saldrá el dinero o quien asumirá el costo de operaciones para noventa días de entrenamiento incluyendo los campamentos para tal fin.

Comentan quienes solicitan a multimillonarios venezolanos sustanciales aportes para ingresar el auxilio alimenticio y medicinal escoltado; que ello no se ha logrado. Tanto es así que en el mejor de los casos por colaboraciones en metálico hay quienes se atreven a solicitar un puesto en el futuro gabinete ministerial.

Según indican conocedores de los famosos “perros de la guerra” o comerciantes en armas y explosivos, las administraciones en el ostracismo o comités de grupos rebeldes son los llamados a realizar el desembolso o buscar ayuda entre los personajes afines.

Estimados amigos llegamos a la realidad; la guerra es costosa, muy costosa. Noventa días de combate considera el planificador obliga desembolsar quinientos millones de dólares y ello contando que una vez asegurados los objetivos territoriales entrará en apoyo la fuerza multinacional.

Los Estados Unidos de América, su gobernante Donald Trump, ha demostrado estar al lado de los venezolanos. La capacidad de fuego del Pentágono ahorraría males y los usurpadores pensarían dos veces en retar el tecnológico pertrecho.

De lo contrario, dicen los militares estrategas, habrá que esperar entre treinta o sesenta mil muertos, para que cascos azules de NN,UU, volteen a mirar al norte de suramérica.

Militares y voluntarios patriotas han dado un paso al frente. Nos toca a todos colaborar activamente por Venezuela.

Share.

Leave A Reply