A la opinión pública: “Comunicado de las fuerzas democráticas de Venezuela”

0

Violando las competencias establecidas en la Constitución y en la Ley Orgánica del Poder Electoral, los juristas del horror dictatorial volvieron a usurpar las atribuciones de la legítima Asamblea Nacional, pretendiendo ahora imponer unos supuestos rectores del Consejo Nacional Electoral.

La ilegitimidad de esta acción, que se dio sin permitir las postulaciones de la sociedad civil, pasando por encima del Comité de Postulaciones Electorales, entre otras gravísimas irregularidades, da al traste con la necesidad que tiene el país de contar con un árbitro electoral imparcial y equilibrado, que debía ser la primera condición electoral de muchas otras que son necesarias para afirmar con certeza que es posible la realización de una elección legítima, justa y transparente en Venezuela. Un CNE confiable es la primera condición para realizar una elección presidencial libre y justa, indispensable para superar la grave tragedia que vive el pueblo venezolano.

Notas relacionadas
Manuel Rosales: La cuarentena es un calvario, sin agua, sin gas y con racionamiento eléctrico inhumano
Plan País presenta medidas concertadas para obtener financiamiento y estabilizar la economía
Es por ello que rechazamos de manera firme y categórica la pretensión dictatorial de convocar una farsa electoral parlamentaria que, sin contar con las condiciones mínimas de transparencia, confianza y libertades públicas, solamente servirá para agravar la actual crisis política y humanitaria que azota a todos los venezolanos, dejando como resultado miseria y destrucción.

De igual forma, queremos alertar a todos los venezolanos y a la comunidad internacional, la pretensión de robarle a los partidos políticos democráticos sus tarjetas y símbolos partidistas para entregárselas a falsos líderes opositores que, luego de haber sido comprados por la dictadura y sin la más mínima vergüenza, pretenden convalidar otro fraude electoral contra los intereses y esperanzas de nuestro sufrido pero valiente pueblo. Este arrebato se ejecutaría mediante supuestas acciones judiciales irritas ante los jueces al servicio del régimen, tal como lo hicieron en el pasado con organizaciones políticas como Podemos, Patria Para Todos, Bandera Roja y COPEI.

Por todo esto, queremos dejar claro ante el país y el mundo que los partidos democráticos venezolanos no convalidaremos ni reconoceremos ninguna farsa electoral montada por la dictadura para su propia conveniencia, ni mucho menos los resultados dados por unos supuestos rectores elegidos a dedo por el dictador a través de su legión de juristas del horror.

Nuestra disposición de lucha por lograr la libertad de nuestro país y regresarle al pueblo venezolano su cualidad soberana, su democracia, crece cada día. Por ello, ante las muestras irrefutables de irresponsabilidad y abuso de la dictadura, trabajaremos con más fuerza para aumentar al máximo la presión interna y externa a favor del cambio que tanto necesita Venezuela.

Share.

Leave A Reply